Existen tres interpretaciones de la revolucion mexicana, la de los burgueses, la de los pequenos burgueses y la de los revolucionarios.

"Ocuparon mi pais, expulsaron a mi pueblo, anularon mi identidad. Y me llamaron terrorista. Confiscaron mi propiedad, arrancaron mis cosechas, demolieron mi casa. Y me llamaron terrorista. Legislaron leyes fascistas, instauraron el apartheid. Destruyeron, dividieron, humillaron. Y me llamaron terrorista. Asesinaron mis alegrías, secuestraron mis esperanzas, esposaron mis sueños. Y cuando rechacé todas las barbaries, y decidi defenderme, ellos… ¡Mataron un terrorista!" "Confesión de un terrorista". Mahmoud Darwish, poeta palestino.

La radio de las Californias
Escuchar en firefox no en microshoft
LA CONVENCION
En los periodistas: Es conviccion de Claudia mantener la mano tendida a Ebrard, Alfonso Ramirez Cuellar
Arde Gaza. volaron un hospital. CRIMEN DE GUERRA!!!!!
Ya empezo la batalla...Que Capitan es este, que soldado de la guerra del tiempo? Lope de Vega
youtube historico de joseluisgonzalez el capitan
youtube actual joseluisgonzalez padilla
25 de Noviembre 3 pm Restaurante La Vuelta Comite Tijuana Centro Felipe Carrillo Puerto

Contacto con el Capitan

joseluisgonzalezelcapitan1@gmail.com 714 7954390 facebook.com/elcapitandeitaca 664 420 4627

youtube.com/joseluisgonzalezpadilla y/o joseluisgonzalezelcapitan

diccionario | Definición | Diccionario de la lengua española | RAE – ASALE

https://fb.watch/jv3djOx8dv/

EDITORIAL

Don Benito Juárez García El benemérito.                    

Por José Luis González El Capitán                                                                                                      

  Indio zapoteco nacido en un pueblo serrano de Oaxaca San Pablo Guelatao el 21 de Marzo de 1806.       

Salvador de lo que nos quedó del territorio Patrio después del tremendo zarpazo que en la guerra de 1846 a 1848 sufrimos a manos de los gringos. 

A él le toco defender la Patria del invasor francés, en momentos que el país hera afectado por una guerra civil intestina entre liberales y conservadores.

  No es motivo de esta reflexión hablarles del por qué perdimos la mitad del territorio nacional, será en otra ocasión.

  Ahora nos abocaremos a charlar con ustedes desde el pie, de como creció este hombre de la raza originaria a las alturas del poder político de la nación, el mejor para el momento, y también el mejor Ignacio Zaragoza, su general en la Batalla de Puebla quien arengó a sus soldados el 5 de mayo de 1862 diciéndoles “Ellos podrán ser el ejército más poderoso del mundo, pero ustedes son los mejores hijos de México.” Palabras que cito de memoria.

   Desigual la batalla, los patrios tenían como arma principal los machetes. Mal comidos, mal armados, en su mayoría novatos, con apenas municiones, mientras los franchutes lo tenían todo:  preparación militar, fusiles con punta de cuchillo, bastimento, venían bien alimentados. pensaban que venían a corretear gamos y se encontraron con leones enfurecidos.

  Pero vayamos al Pueblo de Guelatao y sus alrededores, donde por ahí cerca andaba un hermoso niño zapoteco moreno como la Virgen de fabricación nacional,

Pastoreando andaba las cabras de su tío, distrayendo su soledad tocando la chirimía o quizá una humilde flauta de carrizo, su distracción fue lo que ocasionó que se le perdiera uno de los animales.

  Según dicen los dicidores, causole al indito tal temor, que prefirió caminar varios kilómetros hasta la Capital Oaxaca en busca de su hermana mayor para salvar el chicotazo del tío. (Debió ser largo el viaje a guarache pelado, pues hoy según supe, de la capital Oaxaca a San Pedro Guelatao en auto se hacen tres horasde 3 horas).

  Allá con el tiempo le fue muy bien, su tutor, creo era un buen cura, le dio trabajo y consejos. Le quería meter la idea que estudiara para cura, lo que él rechazó, y como caída del cielo se abrió la Escuela Libre de Artes y oficios, donde estudió  el bachillerato y más tarde leyes. De tal forma que enamoró a la hija del patrón de su hermana y se casó con ella, Margarita creo se llamaba.

  Fue diputado, juez y gobernador de su estado y con el tiempo llegó a ser el Ministro de Justicia de la Nación, en un momento que gobernaban los liberales y tenían mayoría en el congreso, lo que les facilitó a él y sus colegas elaborar las llamadas Leyes de Reforma, las cuales metían en cintura a los dos grandes grupos de poder del momento: los profesionales del ejército y el clero. Ciertamente los culpables del fracaso de la guerra contra los yanquis.

  Se expropian los bienes de la iglesia para beneficio público, ¿o debo decir privado? la conivencia de este cuerpo con sus protectores los generalotes y la alta burguesía de sangre azul.

  Caló hondo esta ley, de tal forma que fue tanta la presión de la conserva, que el presidente liberal Ignacio Comonfort en cuestión, se dio un auto golpe para ponerse a las órdenes de los conservadores.

  Mandó llamar a su ministro de Justicia el Lic Benito Juárez y con voz de zorra le dijo: Benito, esas  leyes que les deje hacer son mas bien declamables que posibles, he decidido dar reversa, y regresar a la constitución anterior. ¿Como la vez?

Nacho, no te acompaño en esa empresa, te deseo suerte. (Le dijo)

   Luego fue preso, escapó de la cárcel, y cuando el auto golpista fue a la vez golpeado y alejado del poder, entonces la constitución aprobada en forma democrática y justa señalaba que en ausencia del titular de la presidencia asumía la función el ministro de justicia, en este caso el Licenciado Benito Juárez García, el presidente necesario y oportuno.

Y de ahí pal real la lucha fraticida de varios años se sucedió con triunfos y fracasos, hasta que los verdes, alias la conserva, es decir los conservadores fueran a las Europas por un príncipe azul que viniera a recuperar sus señoríos.

  Estuvieron algunos años por aquí, hasta que la marea roja crecía a horcajadas, y el patrón de los franchutes Napoleón III alias “Napoleón el pequeño” les mandó llamar.

  Don Benito el impenetrable mantuvo su pulso firme. Fue a mucho orgullo y lo sigue siendo, el Capitán en esa tormenta, el timonel que seguimos necesitando para las tormentas que vienen.